Leyenda El Cristo de Santa Lucia

noviembre 5, 2014 4:54 pm Publicado por 4 Comentarios

El Cristo de Santa Lucia es una leyenda muy popular entre los vecinos de este pintoresco pueblo de Honduras y sus habitantes lo han venido transmitiendo de generación en generación de tal manera que ahora es muy conocido por muchos a nivel nacional.

En el Municipio de Santa Lucia existen 2 leyendas religiosas muy conocidas, sin embargo en esta ocasión hablaremos de la leyenda de El Cristo de Santa Lucia.

Para muchos son historias verídicas de sucesos milagrosos vividos por antiguos aldeanos. Para otros es solamente una leyenda urbana nacida del ingenio de la gente.

Sin embargo, aunque no crean en las historias no dejan de gustarles y transmitirlas a las nuevas generaciones sin tergiversar los relatos que alguna vez escucharon de sus antepasados.

El Cristo de Santa Lucia

Cuenta la historia que allá por los años 1900 hubo una confusión de entrega entre los Crucifijos de Santa Lucia y el Municipio de Cedros, departamento de Francisco Morazán.

Luego de una exhaustiva investigación se llegó a la conclusión que en efecto las imágenes de los Cristos Crucificados de ambos poblados estaban intercambiadas. De tal forma que El Cristo de Santa Lucia pertenecía a la iglesia de Cedros y el de Cedros a Santa Lucia.

Leyenda El Cristo de Santa Lucia Honduras
Alarmados ante tal situación, los habitantes de los pueblos mencionados decidieron remediar la equivocación cometida y acordaron hacer el intercambio de Crucifijos.

Corría el mes de Enero del año 1901 cuando los habitantes de ambos pueblos salieron con los Crucifijos para reunirse en Tegucigalpa donde luego de una celebración religiosa harían el intercambio.

Los habitantes de Santa Lucia que transportaban la imagen hacia Tegucigalpa hicieron la mayor parte del recorrido sin ningún contratiempo.

Sin embargo al llegar a inmediaciones de La Colonia La Esperanza, en un sitio llamado La Travesía en Tegucigalpa, la procesión se vio forzada a detenerse pues la imagen de presto se había vuelto tan pesada que las personas que la cargaban ya no podían levantarla.

Creyendo que lo sucedido era producto del cansancio de los cargadores, otros hombres se ofrecieron a ayudarles a alzar la imagen, sin embargo todos los intentos fueron en vano.

El Cristo de Santa Lucia se había vuelto demasiado pesado, especialmente cuando se intentaba seguir el camino rumbo hacia Tegucigalpa, pero si se movía en dirección a Santa Lucia la imagen se volvía tan liviana como una pluma.

Intrigados ante tal situación los pobladores no tuvieron otra opción más que regresar con la misma imagen al pueblo, pues dedujeron que el Cristo no quería irse de Santa Lucia.

Durante el camino de regreso a Santa Lucia los cargadores de la imagen del Cristo Crucificado no tuvieron más problemas con el peso. Posteriormente comunicaron a los pobladores de Cedros el motivo por el cual no pudieron llegar a hacer el intercambio y los Cristos se quedaron cada uno en su lugar.

En el sitio donde se detuvieron los pobladores a descansar por el excesivo peso de la imagen se mandó a construir un pequeño monumento para dejar constancia  de lo allí sucedido.

El monumento al Cristo de Santa Lucia está ubicado al final del Boulevard Morazán de Tegucigalpa. Tal y como aparece en la foto aún se puede leer la leyenda que dice: “Aquí descansó el Señor de Santa Lucia, Enero de 1901”.

4 comentarios

  • aurora

    me llega esta pagina de leyendas

  • Rosa maria

    Eso mismo.digo yo que hay de malo ajaja esta linda la leyenda like 😉

  • Brinny Rodriguez

    Es importante tada la informasion q encontramos en la internet y ay q tener mucho cuidado con lo q publicamos

Deja un comentario

Tu direccion de correo electronico no sera publicada.
Los campos necesarios estan marcados *

*
*