Iglesia San Matias

octubre 3, 2017 3:54 pm Publicado por Deja tus comentarios

La Iglesia San Matias es una hermosa edificación colonial ubicada en el Municipio de La Campa, departamento de Lempira, a solo 16 kilómetros de la ciudad de Gracias.

El nombre de la iglesia es en honor de San Matias; elegido apóstol después de la muerte de Jesús en
sustitución de Judas Iscariote, quién se suicidó luego de haber traicionado a Jesús.

El Municipio de La Campa celebra su Feria Patronal en honor de su Santo Patrón San Matias del 15 al 28 de Febrero de cada año. Es una de las celebraciones religiosas mejor conservadas del país.

La celebración de la feria comenzó poco después de la conquista española, fecha en que también comenzaron a celebrarse los primeros guancascos en la región que  son celebraciones ancestrales que hermana cultural y religiosamente a miles de indígenas Lencas.

Durante la Feria, la Iglesia San Matias es muy visitada por cientos de personas de todas partes del país, unos para cumplir promesas y otros para solicitar favores al santo pues muchos aseguran que es muy milagroso. Se dice que San Matias ha realizado muchos milagros y sanación de enfermos.

Por todo esto la Iglesia San Matias de La Campa, Lempira ocupa el puesto número 16 en la lista de las 30 Maravillas de Honduras.

Historia de La Iglesia San Matias

No existen documentos que certiquen la fecha exacta de la construcción de la Iglesia San Matias, sin embargo se cree que fue construida en el XVIII (1701-1800) por los españoles. El único registro histórico que existe es de una restauración que le hicieron al templo en 1799.

Iglesia San Matias La Campa Lempira

Cuenta la historia que la Iglesia San Matias esta construida en el mismo lugar donde apareció el santo a un grupo de cazadores.

En la actualidad debido al crecimiento que tuvo el poblado se ubica en el centro del mismo, donde también existe una hermosa plaza o parque central con mucha vegetación y arboles que brindan brisa fresca y sombra a los cansados transeuntes, desde donde se puede observar la belleza de esta joya colonial.

Su fachada principal es de estilo barroco, con hermosas decoraciones de ángeles. Posee dos torres campanario de planta cuadrada y en lo más alto hay un reloj, abajo de este una imagen de Jesús Crucificado y más abajo en una especie de hornacina esta la imagen de San Matias.

La Iglesia San Matias cuenta con tres naves, un Altar Mayor, un presbiterio, sacristía, pila bautismal, etc. En el Altar Mayor se encuentra una escultura de San Matias del siglo XVIII.

El retablo del Altar Mayor es de dos cuerpos y en el hay seis nichos, en el nicho central se exhibe una hermosa figura del Señor Crucificado y arriba de este esta San Matías.

El retablo lateral, también de estilo barroco posee columnas salomónicas que dan un agradable efecto de profundidad a un nicho central donde se encuentra la imagen de la Virgen de Lourdes.

También se pueden apreciar una imagen muy antigua de Jesús Nazareno Cautivo, muy hermosa porque posee cabello natural y porque su rostro irradia dulzura a pesar del sufrimiento que se supone padeció según su postura.

En otro sitio esta la imagen de la Virgen Dolorosa, otra estatua que a pesar del dolor su rostro también logra transmitir dulzura, ternura, amor y fe.

En los nichos laterales se encuentran algunas imágenes modernas como El Sagrado Corazón de Jesús y San Isidro. Las estatuas antiguas que estaban en su lugar nadie sabe donde terminaron.

Historia de La Aparición de San Matias

Esta historia sobre la aparición de San Matias la relató el Sr. Encarnación Orellana, poblador de la zona y encargado de La Sacristía de la Iglesia San Matias, historia que fue transmitida a él por sus padres.

San Matias fue encontrado en el sitio donde hoy se encuentra la iglesia, en aquellos tiempos era una zona montañosa llena de todo tipo de animales y estaba dentro de un tronco a la orilla de un rio.

De la cima de la montaña, de un lugar antiguamente conocido como Quetacina, ahora llamado “La Cruz Alta” bajaron por un camino muy malo unos cazadores con sus perros. En el recorrido pasaban por dos ríos y cuando pasaron por el segundo uno de los cazadores se adelantó porque seguía a su perro que no se detenía hasta que lo encontró cerca de un pedazo de tronco parado y otros aseguran que era un árbol de amate.

El cazador encontró a su perro temblando de miedo, pero con la sorpresa que había encontrado un garrobo. Al llegar los demás intentaron atrapar el garrobo, pero uno de ellos observó que en el hueco del tronco había un extraño bulto.

Muy intrigado se acerco al tronco y miro que era una pequeña imagen o estatua, la cual tomó y junto a sus compañeros llevó a su casa ubicada en Quetacina y contaron a todos los vecinos lo que habían encontrado.

Los habitantes del pueblo se reunieron y fueron a la casa donde tenían la imagen porque querían verla, pero no pudieron hacerlo porque había desaparecido, y apareció misteriosamente en el sitio donde la encontraron la primera vez. Tomaron la imagen y la llevaron nuevamente a la casa, pero sucedió lo mismo.

A la tercera vez que llevaron la imagen a Quetacina y que el Santo “se iba” de regreso al lugar de la primera aparición, los pobladores decidieron dejarlo en ese lugar y se instalaron en sus alrededores, sembraron sus milpas y construyeron una capilla para venerarlo. Con el paso del tiempo el pequeño poblado creció y años más tarde los españoles construyeron la iglesia que hoy se conoce como Iglesia San
Matias.

Con esto les invitamos a conocer el Municipio de La Campa y su bella iglesia colonial San Matias, el mejor tiempo es durante la celebración de su Feria Patronal del 15 al 28 de Febrero de cada año.

Deja un comentario

Tu direccion de correo electronico no sera publicada.
Los campos necesarios estan marcados *

*
*