Las Pastorelas

diciembre 2, 2014 6:06 pm Publicado por Deja tus comentarios

Las Pastorelas son parte de las tradiciones religioso-populares con cierto aire jocoso y alegre que se celebran durante la temporada navideña en Honduras y otros países vecinos, principalmente en México, donde se cree nació esta linda tradición.

Básicamente, las pastorelas son una representación escénica de los acontecimientos mas importantes sucedidos antes del nacimiento del niño Dios, y la adoración realizada por los pastores en el pesebre.

En su realización se mezclan personajes tanto divinos como humanos y el papel central de la trama es el destino eterno de la humanidad.

Las Pastorelas muestran claramente la eterna lucha entre el bien y el mal y sus principales personajes son Dios, la Virgen, Jose y los pastores que llegan al pesebre de Belén a adorar al niño Jesús.

Aprendamos a vivir estas magnificas tradiciones realizadas durante la navidad en nuestras comunidades desde hace mucho tiempo y reconozcamos el mensaje de amor, compromiso, fe y esperanza que hay detrás de ellas.

Origen de Las Pastorelas

Las pastorelas nacieron en el siglo XVI (1501-1600) en Italia con el nombre de Pastorellas, palabra que en español significa Pastorcillas.

Las Pastorelas Tradiciones Navidenas Honduras

Su realización nació a través de Torcuato Taso quién popularizo en ese país el genero teatral «Fabula Pastoril». Era un tipo de pastorela o villancico que se realizaba en forma escenificada.

Cuando los Misioneros españoles llegaron a México, aprovecharon los ritos paganos que los indígenas realizaban en honor a sus dioses, para convertirlos al catolicismo y practicaran sus tradiciones religiosas.

Muchos historiadores concuerdan que, Las Pastorelas comenzaron a realizarse formalmente en México en la ciudad de Cuernavaca en el año 1527.

Los Misioneros aprovecharon la tradición cultural de los indígenas que celebraban el nacimiento de Huitzilopochtli cerca de la epoca de Navidad.

Durante este tiempo las personas se reunían en sus casas y compartían comidas, bebidas y dulces, especialmente el tzóatl, hoy conocido como dulce de amaranto. De esta manera los Misioneros fusionaron estas celebraciones con sus tradiciones cristianas y poco a poco fueron evolucionando.

Ya para el año 1530 se realizo la escenificación de «La Natividad Gozosa de Nuestro Salvador», y en los años posteriores se comenzó a representar el peregrinaje de La Virgen María y San José.

Con el paso de los años a estas representaciones se les fueron agregando las aventuras vividas por los pastores y las tentaciones que tuvieron que vencer para llegar al pesebre del niño Dios hasta convertirse en las pastorelas que hoy conocemos.

Deja un comentario

Tu direccion de correo electronico no sera publicada.
Los campos necesarios estan marcados *

*
*