San Andres Minas Copan

agosto 23, 2017 9:02 am Publicado por Deja tus comentarios

San Andres Minas, es una Aldea perteneciente al Municipio de La Unión, departamento de Copan, zona occidental de Honduras.

Existe contradicción en cuanto al nombre de esta Aldeas pues algunos le llaman San Andres Minas otros simplemente San Andres, pero según el Catálogo de departamentos, Municipios, Aldeas y Caseríos que maneja el Centro Latinoamericano de Desarrollo (CELADE) y el Instituto Nacional de Estadística de Honduras (INE) se menciona la Aldea con el nombre de “Las Minas de San Andres”, pero en este artículo le llamaremos como la mayoría de gente le conoce “San Andres Minas”.

No existen muchos datos históricos publicados sobre San Andres Minas, pues lo que más se sabe de este hermoso pueblo es su eterna lucha por proteger su territorio de las compañías mineras, junto a Azacualpa y San Miguel, también aldeas del Municipio de La Unión, Copán.

Y es que la riqueza que existe bajo los suelos de esta aldea contrasta con la pobreza que impera en ella, y no mejoró con las promesas de estas compañías mineras, al contrario, lo único que llevaron fue desolación, enfermedad, desplazamiento y tristeza, no el desarrollo anhelado.

No sabemos la fecha de fundación de San Andres Minas, ni cuanto mide su territorio, lo único que sabemos es que tenía una población aproximada de 867 habitantes.

San Andres Minas y su desplazamiento

San Andres Minas fue un pueblo borrado de la historia y vuelto a renacer por la avaricia de las compañías mineras que en busca de metales preciosos destruyeron el pueblo completo y parte de las verdes montañas que lo rodeaban.

San Andres Minas, Copan, Honduras. Al fondo la Mina

En la década de 1990, la compañia minera Canadiense “Greenstone” realizó un estudio geológico mediante satélite y radar desde hilicópteros sobrevolaron los cielos de San Andres Minas en busca de los depósitos de minerales o metales preciosos en la denominada “falla de San Andres”.

El estudio reveló que el depósito de plata estaba precisamente debajo de San Andres Minas, y desgraciadamente nuestras autoridades convenientemente llegaron a un acuerdo con los abogados de la compañía, supuestamente amparados en la ley de minería vigente y les entregaron el terreno completo de la Aldea.

Los habitantes fueron indemnizados y la aldea completa fue demolida, incluyendo su hermosa y colonial iglesia para dar paso a la extracción de la broza donde se encuentra el mineral.

La brosa extraída de la tierra es sumergida para su tratamiento en una piscina de cianuro (un potente veneno que causa daños en el tejido nervioso, es cancerígeno y provoca alteraciones en los genes, según la OMS) para lo cual también utilizan la madera de los bosques aledaños.

San Andres Minas Copan

San Andres Minas fue reconstruida a pocos kilómetros de distancia de su antigua ubicación, pero siempre muy cerca de las minas, y fue poblada por sus antiguos habitantes quienes dentro de sus capacidades reconstruyeron el pueblo y tuvieron que adaptarse a su nueva vida.

En un principio hubo mucha resistencia de los habitantes que se negaban a abandonar su terruño querido, su vida, su historia, también luchaban para frenar la contaminación de los ríos que traía consigo la minera, por su lado Greenpeace defendía los bosques que estaban siendo mutilados, pero todo fue en vano, la compañia minera no se fue, solo cambió de dueño.

Debido a las protestas y demandas la Compañia Greenstone vendió los derechos de la mina a la Compañia Minerales de Occidente S.A.”MINOSA” propiedad de Banco Atlantida, que es la que actualmente explota la mina, esta destruyendo los bosques de la zona y desplazando a los pobladores de otras Aldeas de La Unión como ser Azacualpa y San Miguel.

En Azacualpa ya sacaron a casi toda la gente y hasta el cementerio de 200 años de antigüedad van a destruir porque las mineras siguen expandiéndose. En San Miguel, ya solo quedan 7 casas de las 76 que habían y aún se conserva intacta su iglesia católica, pero ahora frente a ella ya no hay feligreses sino la zona de lixiviación de la mina por donde corre agua con cianuro.

Al igual que en San Andres Minas, los habitantes de estas dos comunidades que estuvieron de acuerdo fueron indemnizadas por el valor de sus propiedades, los que se negaron a vender sus propiedades viven en el completo abandono en una tierra que ahora pertenece a la minera o se fueron huyendo porque eran amenazados a muerte y unos pocos pobladores se quedaron porque trabajan en la mina.

Los pobladores de San Andres Minas y las comunidades aledañas perdieron todo, su historia, su cultura, el orgullo por su tierra, la salud y la paz. Ahora viven con la zozobra de ser desplazados nuevamente y con el bullicio constante de la maquinaria y de las voladuras o explosiones a cielo abierto provocadas por la minera en los cerros aledaños.

Deja un comentario

Tu direccion de correo electronico no sera publicada.
Los campos necesarios estan marcados *

*
*