La Mejor Limosna Cuento Hondureño

diciembre 11, 2014 6:29 pm Publicado por 9 Comentarios

La Mejor Limosna es un cuento que a pesar de ser corto tiene un profundo mensaje sobre la caridad y la mejor manera de aplicarla. O por lo menos lo que algunas personas piensan que es la mejor manera de demostrarlo.

El cuento La Mejor Limosna fue escrito por el escritor, poeta y periodista hondureño Froylan Turcios, uno de los intelectuales mas importantes de principios del siglo XX de Honduras, junto a Juan Ramón Molina. Esperamos que este cuento sea del agrado de todos.

La Mejor Limosna – Froylan Turcios

La Mejor Limosna Cuento HondurenoHorrendo espanto produjo en la región el mísero leproso. Apareció súbitamente, calcinado y carcomido, envuelto en sus harapos húmedos de sangre, con su ácido olor a podredumbre.

Rechazado a latigazos de las aldeas y viviendas campesinas; perseguido brutalmente como perro hidrófobo por jaurías de crueles muchachos; arrastrábase moribundo de hambre y de sed, bajo los soles de fuego, sobre los ardientes arenales, con los podridos pies llenos de gusanos. Así anduvo meses y meses, vil carroña humana, hartándose de estiércoles y abrevando en los fangales de los cerdos; cada día más horrible, más execrable, más ignominioso.

El siniestro manco Mena, recién salido de la cárcel donde purgó su vigésimo asesinato, constituía otro motivo de terror en la comarca, azotada de pronto por furiosos temporales. Llovía sin cesar a torrentes; frenéticos huracanes barrían los platanares y las olas atlánticas reventaban sobre la playa con frenéticos estruendos.

En una de aquellas pavorosas noches el temible criminal leía en su cuarto, a la luz de la lámpara, un viejo libro de trágicas aventuras, cuando sonaron en su puerta tres violentos golpes.

De un puntapié zafó la gruesa tranca, apareciendo en el umbral con el pesado revólver a la diestra. En la faja de claridad que se alargó hacia afuera vio al leproso destilando cieno, con los ojos como ascuas en las cuencas áridas, el mentón en carne viva, las manos implorantes.

—¡Una limosna!— gritó —¡Tengo hambre! ¡Me muero de hambre!
Sobrehumana piedad asaltó el corazón del bandolero.

—¡Tengo hambre! ¡Me muero de hambre!
El manco lo tendió muerto de un tiro exclamando:

—Esta es la mejor limosna que puedo darte.

9 comentarios

  • angel perez

    este cuento me hizo llorar y darme cuenta que valiosa es la vida de las personas

  • Lesbya Villeda

    Excelente!!!

  • Ericka

    Realmente, esta preciosa la lectura de este cuento..

    • Gloria

      Sí está hermosa, pero investigo sobre él en internet y se habla poco; sin embargo la información solo aparece en libros que habrá que comprar.

  • Gina carrasco

    Felissa de Froylan Turcios necesiuto leer este libro y no lo he logrado encontrar por todo internet. ¿me ayudan?

  • Gina Carrasco

    Froylan Turcios escribio un libro el cual se llama FELISSA, he buscado por todo internet el libro y no he logrado dar con el. ¿me puden ayudar?

  • debbie

    gracias

  • ANA LIDIA MALDONADO

    excelente , cuentos felicidades

  • milu

    lindo si todos lo practicáramos de acuerdo a nuestros dias

Deja un comentario

Tu direccion de correo electronico no sera publicada.
Los campos necesarios estan marcados *

*
*