La Carreta Sin bueyes

abril 16, 2018 4:25 pm Publicado por Deja tus comentarios

La carreta sin bueyes es una leyenda urbana que originalmente pertenece al folclore Costarricense.

Sin embargo existen versiones de espeluznantes acontecimientos similares que sucedieron en Honduras y por eso la incluiremos en la lista de los cuentos y leyendas populares de Honduras, aunque la versión de la leyenda que incluiremos en este artículo es la que supuestamente sucedió en Costa Rica.

Si alguno de ustedes que leen esta historia han vivido algo similar a lo relatado en esta historia o conocen personas que les han contado algo por favor compártelo con nosotros para incluirlo en la página para que nos “asustemos” unos a otros. :-)

Como les mencionamos anteriormente esta es la historia de la carreta sin bueyes que se originó en Costa Rica.

Leyenda de La Carreta Sin Bueyes

Cuenta la historia que en un pequeño y antiguo caserío de la ciudad de San José, Costa Rica eran muy populares las carretas de caballos y la gente humilde y creyente.

La Carreta Sin bueyes leyenda

En ese mismo poblado vivía una bruja malvada que desgraciadamente se había enamorado del muchacho más guapo del pueblo.

Sin embargo, el muchacho que era muy creyente se negaba a caer en las garras de la bruja pero ella, valiéndose de sus poderes malignos hechizó al muchacho y se lo llevó a vivir con ella. Vivieron juntos muchos años y convirtió al joven en un ser despreciable similar a ella.

Aunque el muchacho parecía vivir a gusto con la bruja, nadie estaba de acuerdo con su decisión especialmente el cura del pueblo, quién no perdía oportunidad durante sus prédicas para repudiar y denunciar aquel horrendo acto.

Así transcurrieron los años y el joven, ya anciano contrajo una enfermedad incurable y en su lecho de muerte le pidió a la bruja que al morir le dieran los santos oficios en la iglesia del pueblo.

Cuando la bruja le solicitó al Sacerdote cumplir la última voluntad de su amado, el cura se negó debido al  pecado que en vida arrastró el joven.

Muy enojada la bruja le contestó que sería “por las buenas o por las malas”. Cuando su amado murió enyugó los bueyes a una carreta donde puso el ataúd con el cuerpo del hombre, tomó su escoba, su machete y partió rumbo a la iglesia.

Los bueyes corrían a toda velocidad pero al llegar a la puerta de la iglesia, el sacerdote les ordenó que se detuvieran “en el nombre de Dios” y los animales se detuvieron, pero la bruja seguía blasfemando contra lo sagrado al ver aquel acto.

Se dice que el Sacerdote perdonó a los bueyes porque obedecieron pero que la bruja, la carreta y el muerto todavía vagan sin perdón por el mundo. Por eso algunas noches se puede escuchar las ruedas de la carreta sin bueyes recorriendo las calles de los pueblos.

Este leyenda de la carreta sin bueyes se caracteriza especialmente por ese detalle; la carreta va sola, lleva la yunta vacía y se dice que es conducida por el fantasma de la bruja malvada o quizás por el demonio en ocasiones de forma invisible y otras veces transformado en forma de buitre.

Deja un comentario

Tu direccion de correo electronico no sera publicada.
Los campos necesarios estan marcados *

*
*