La Isla Conejo, es una pequeña isla Hondureña que mide apróximadamente 0,5 km² (50 hectáreas), ubicada en el Golfo de Fonseca, zona del Pacífico que Honduras comparte con El Salvador y Nicaragua.

La Isla Conejo administrativamente pertenece al Municipio de Goascorán, departamento de Valle, Honduras. El poblado de Goascorán fué fundado en 1686 en un sitio llamado “Playa Grande del Guayabal” lo que actualmente se conoce como Costa de los Amates.

Por su diminuto tamaño y su falta de infraestructura en la Isla Conejo no hay habitantes, únicamente permanecen en ella un pequeño contingente Militar Hondureño resguardando la soberania que actualmente ejerce en ella y que esta siendo reclamada por el vecino país de El Salvador.

El Fallo de La Corte Internacional de Justicia

En 1992 La Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya, Holanda intervino en el conflicto limítrofe entre Honduras y El Salvador, quienes se disputaban 6 sectores denominados “bolsones” ubicados a lo largo de la frontera terrestre entre ambos paises, lo que representaba un total de 432 kilómetros de territorio en disputa.

Isla Conejo Honduras

El 11 de septiembre de 1992, La Corte Internacional de Justicia dictó sentencia, marcando de esta manera el fin de la disputa territorial. En ella le concedió a Honduras el 62% de los 432 kílómetros de territorio en litigio. Los bolsones que le fueron adjudicados a Honduras son: Dolores, Tepangüisir, Cayaguanca, Nahuaterique, Sazalapa-La Virtud y Goascorán.

No obstante, aunque la mayor parte del territorio en disputa le fué otorgado a Honduras, La CIJ le concedió a El Salvador la soberanía de las islas de Meanguera y Meanguerita, y la Isla del Tigre a Honduras pero se abstuvo de pronunciarse con respecto a la Isla Conejo, la que nunca entró en esta discusión limítrofe por estar situada a escasos metros de distancia de la Costa Hondureña, dentro de su frontera territorial marítima. La cercanía es tanta que cuando la maera baja la isla se une a tierra firme Hondureña.

Irrespeto al Fallo

A pesar del fallo de La Corte Internacional de Justicia de 1992 a favor de Honduras, las autoridades Salvadoreñas continúan tratando de recobrar la soberanía de la isla, en tal sentido en el año 2002 El Salvador solicitó una nueva revisión de la región de Goascorán, sin embargo su petición fue desestimada y fue ratificada la soberanía de Honduras sobre el bolsón de Goascorán al que pertenece la Isla Conejo.

Los Salvadoreños aseguran que la Isla Conejo les pertenece y que ellos mantenían la soberanía de la isla y fueron despojados de ella en 1983 cuando sus militares la dejaron abandonada, acto que fué aprovechado por Honduras para invadir la isla y tomar posesión de ella.

Aunque esta discordia por la Isla Conejo a permanecido por más de 20 años, la tensión diplomática por su soberanía subió a niveles alarmantes cuando el pasado mes de Septiembre, los militares Hondureños apostados en la isla izaron la Bandera de Honduras en señal de la soberanía que el pais ejerce sobre el territorio y anunciaron además la contrucción de un helipuerto que medirá alrededor de medio kilómetro de longitud para facilitar el acceso a la isla.

La Solución al Conflicto de la Isla Conejo

A pesar del fallo de la Corte Internacional de Justicia a favor de Honduras en 1992, el conflicto persiste y parece que no está próximo a terminarse, puesto que El Salvador no acepta el fallo y cuando todo parece haber acabado resurge la discordia por recuperar uno la soberanía y por mantenerla el otro.

Asi lo reflejan las palabras expresadas por los Presidentes de ambas repúblicas. El Presidente de El Salvador Mauricio Funes asegura que la Isla Conejo le pertenece a su país, y que agotará todas las instancias pacíficas para solucionar las tensiones resurgidas a raíz de la izada de la Bandera Hondureña en la isla el pasado 01 de Septiembre. Agregó además que, su país seguirá negociando para solucionar el problema, sin embargo si no se llega a un acuerdo recurrirá a instancias internacionales como la misma Corte Internacional de Justicia o el Consejo de Seguridad de Las Naciones Unidas.

Por su parte, el Presidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa declaró que no hay nada que discutir o negociar sobre el tema con las autoridades de El Salvador porque la Isla Conejo es Hondureña y su soberanía para él es un “tema innegociable”. El Presidente Funes es libre de buscar la solución al problema por las vías que él considere necesarias.

No sabemos cuanto tiempo durará este conflicto y de que manera se solucionará, sin embargo confiamos en las autoridades de ambos paises para que busquen por la via pacífica, de unidad y hermandad una solución definitiva a este problema que durante años ha dividido a ambos pueblos.