El Himno a La Madre Hondureña es una bella composición artística y poética que encierra de principio a fin las virtudes de ese ser tan sublime llamado Madre.

El himno a la Madre es entonado con mucho amor y respeto en cualquier sitio donde se lleven a cabo actos o ceremonias en honor a Las Madres, especialmente durante la celebración del día de La Madre, que en Honduras se celebra el segundo domingo de Mayo.

El día de La Madre es una celebración muy especial que abarca todos los sectores y estratos de la sociedad hondureña, las festividades se realizan en la mayor parte de instituciones educativas, religiosas, políticas y laborales del pais.

Aunque en Honduras también hay un día dedicado al Padre, éste no tiene la relevancia que posee el día de La Madre, quizás porque el país posee un alto índice de paternidad irresponsable, lo que obliga a las Madres Hondureñas a hacerse cargo del hogar y estar más cerca de sus hijos. Las cifras revelan que en Honduras, el 33% de las mujeres son jefas de hogar.

El día de la Madre fue decretado oficialmente el 25 de enero de 1927, bajo decreto No. 32 del Congreso Nacional, siendo Presidente de La República el General Tuburcio Carias Andino.

Himno a La Madre

Letra: Augusto C. Coello Himno a La Madre Honduras Monumento a La Madre
Música: Rafael Coello Ramos

Coro
En el nombre de Madre se encierra
la más alta expresión del amor
porque no puede haber en la tierra
una imagen más clara de Dios.

Solo
Cuando abrimos los ojos inquietos
al primer resplandor de la vida
en su pálida faz conmovida
nuestra dulce y primera visión
Y al entrar al ignoto camino
a su sombra benéfica y santa
cada espina que hirió nuestra planta
la convierten sus manos en flor.

Madre, que eres consuelo en el llanto
la esperanza y la fe del camino
Árbol bueno que dá al peregrino
el descanso, el abrigo y la paz
santifica tu amor de tal modo
que Dios mismo al morir torturado
sublimó su martirio sagrado
con tu beso postrero en su faz.

Como un culto hoy Honduras consagra
a tu gloria inmortal este día
Madre que eres el bien, la alegría
el amparo, la luz y el perdón
Que tu excelsa virtud traspasando
el misterio de edades remotas
se dilate en las cálidas notas
que palpitan en esta canción.